clo by clau!

¿Por qué mis primeros intentos de usar un guardarropa cápsula no funcionaron?

Claudia Gonzalez2 Comments
Does-not-change-the-goal.jpg

Cuando estaba estudiando mi maestría tuve la oportunidad de irme de intercambio un semestre a Ohio, recuerdo que me llevé, según yo, ropa suficiente para soportar el invierno pero fue justo en la primer ida a la lavandería que me di cuenta que no había elegido bien mi guardarropa… tenía ropa de todos los colores lo cual resultó ser un problema para mi ya que yo estaba acostumbrada a separar mi ropa por colores para lavar, en mi casa eso no representaba ningún problema ya que mi ropa siempre la lavaba junto con más ropa para aprovechar la carga de la lavadora, pero acá, yo sola y con poca ropa significaba usar cuatro lavadoras para mi ropa de una semana, lo cual eso representaba un desperdicio así que ni pensarlo. Fue entonces que decidí que solo debía usar ropa en tonos similares para poder usar a lo mucho 2 lavadoras en mi ida a la lavandería, y así sin querer armé mi primer guardarropa cápsula, claro que en ese momento ni siquiera sabía que existía ese término.

En mi estancia en Ohio (cuando lo hice sin querer) y en el viaje que usé el concepto de dos semanas en una maleta, tenía bien definido el tiempo que usaría las prendas, el tipo de clima en el que las estaría usando y el tipo de actividades que realizaría durante el tiempo que estaba usando la cápsula, es por eso que no presenté ningún inconveniente en esas dos ocasiones.

Es por eso que cuando comencé a hacer limpia de mi closet en 2013 la idea de armar un guardarropa cápsula de 10 prendas me pareció una idea estupenda, ya me había funcionado en un viaje así que por qué no me funcionaria en el día a día, bueno pues aquí les cuento por que no:

Cuando quise aplicar el concepto en mi día a día, aún no tenia niños en la escuela así que pasaba la mayor parte del tiempo en mi casa, es por eso que decidí usar las prendas de la cápsula solo los fines de semana, comencé a finales de Septiembre lo que significa que a las pocas semanas comenzaron los cambios de clima y fué algo que recuerdo no preví en esa ocasión, por lo que no planeé bien los elementos de mi cápsula,  tenia más ropa de verano en la cápsula y tan solo un suéter, así que ese fue el motivo por el cual deje la idea del guardarropa cápsula de lado. 

Elementos similares a los que use en mi guardarropa cápsula de 10 prendas del 2013

Elementos similares a los que use en mi guardarropa cápsula de 10 prendas del 2013

Podría haber agregado elementos a la cápsula y seguir con el proyecto pero había otro motivo que no me lo permitía, mi guardarropa tenia prendas de muchos estilos y colores diferentes. Me era imposible en ese momento armar una cápsula que fuera de transición entre dos temporadas ya que los colores de mi ropa de verano era muy diferente a los tonos que tenia en mi ropa de invierno, era imposible hacer outfits que sirvieran para dos tipos de clima con lo que disponía ya que las prendas no combinaban entre si ya fuera por color o por estilo.

Una solución en ese momento habría sido comprar prendas para completar la cápsula con la paleta de colores que ya había elegido pero había decidido no comprar ropa nueva hasta que hubiera usado todas las prendas que había dejado en mi guardarropa después de la limpia a conciencia y definiera bien mi estilo para saber exactamente que prendas me hacían falta y comprar inteligentemente.

Al volver a mi talla normal después de haber pasado por un segundo embarazo, por ahí de mediados del 2015, decidí darle una oportunidad más al famoso guardarropa cápsula de 10 piezas, para este entonces ya tenía más claro el estilo que más me gustaba y además decidí intentarlo en verano para no tener le problema de los cambios de clima del intento anterior; para ese entonces Cesarín ya había entrado al kínder así que mi rutina era muy diferente a cuando hice la cápsula anterior, ahora si salía de casa a diario y ahí fue cuando me topé con el siguiente inconveniente: sentí que la cantidad de prendas no se ajustaba a mi ritmo de vida.

Para poder usar un outfit cada día tenia que repertir alguna prenda al tercer o cuarto día por lo que era obligación meter una carga de ropa a media semana, en ese entonces yo aún estaba acostumbrada a lavar una vez por semana, lo que representó un actividad extra en mi rutina que no me gustaba, además después de lavar las prendas algunas requerían forzosamente de planchado por lo que de una pasaron a ser dos actividades extra que no estaba dispuesta a hacer en ese momento por lo que provocó que nuevamente dejara el guardarropa cápsula a las dos semanas de iniciarlo.

La verdad es que en ninguna de las ocasiones que intenté hacer el proyecto del guardarropa cápsula me puse de meta alguna fecha o periodo por el que quisiera usarlo, solo comenzaba a ver cuanto era lo más que duraba,  así que creo que eso también influyó en el fracaso de ambos intentos. Hace poco leí un artículo de lactancia titulado: Las mujeres que tienen una meta con la lactancia amamantan más que las que dan el pecho "solo si todo va bien” y creo que eso aplica a cualquier proyecto, cuando uno se pone metas fijas es más probable que cumplas con tu objetivo ya que te enfocas en el como si.

Después de estos intentos fallidos pasó tiempo nuevamente en el que tenía la intención de retomar el proyecto de las cápsulas de ropa, mi deseo es que toda mi ropa combine entre si para tener solo lo mínimo necesario y vestir bien en todo momento, es por eso que cuando supe del proyecto333 decidí intentarlo. 33 piezas me parecieron suficientes para no tener los problemas del último intento, así que dediqué un fin de semana entero a planear los elementos que incluiría en mi nueva cápsula y además decidí ser más flexible en esta ocasión y permitirme hacer cambios en el camino, ya que mi meta no es solo completar los 3 meses sino convertir definitivamente mi guardarropa en un guardarropa ético y funcional. 

errores-guardarropa-capsula.jpg

Saludos,

Clau!